Valle Sagrado de los Incas: Ollantaytambo y sus alrededores

/ Escrito por:

Cada día trae una nueva aventura y la emoción de quererla vivir no me dejaba dormir. Nos despertamos temprano para disfrutar del desayuno variado que ofrece Casa Andina Premium Valle Sagrado, regresamos a la habitación y con cámara en mano partimos en busca de nuestra siguiente aventura.

Pueblo de Ollantaytambo

Situado a 90 Kms de la ciudad de Cusco, es el último pueblo antes de tomar el tren hacia Machu Picchu, y perderse entre sus calles les dará muy gratas sorpresas. Muros de piedras y puertas que parece se han detenido en el tiempo, conservan la magia de una cultura milenaria. Existen las famosas “chicherías” en donde venden Chicha de Jora, o su variación, Chicha frutillada, bebida ancestral hecha a base de maíz que se toma desde la época incaica. La forma más fácil de poder reconocer las “chicherías” es porque en la puerta sobresale un palo con una bolsa de color roja.

Ollantaytambo

La raíz de este nombre es Aymara, según el lingüista Rodolfo Cerrón-Palomino, que traducido al español quiere decir “lugar de observación desde lo alto o mirador.”

Ollantaytambo es conocido como una “Fortaleza” debido a lo alto e imponente de sus muros, pero nada más apartado de la realidad ya que servía como un lugar de descanso (tambo), el cual se encuentra en un lugar estratégico desde donde se podía controlar y observar el Valle Sagrado de los Incas.

El lugar es bastante accesible sin muchas zonas restringidas, algo que no deben dejar de hacer es recorrer el “Balcón Pata” ubicado hacia el lado derecho de Ollantaytambo, este balcón ofrece vistas panorámicas de todo el lugar y lo mejor, es un área poca concurrida así que las fotos que obtendrán ahí, serán impresionantes. Desde este lugar se puede observar de manera frontal los almacenes de “Pinkuylluna”, un recorrido que no deben dejar de hacer al momento de visitar el pueblo de Ollantaytambo.

Almacenes de Pinkuylluna

Localizado entre los ríos Patakancha y Willkanuta, al noreste del pueblo de Ollantaytambo y casi en la cima de la montaña del mismo nombre, se encuentran los almacenes de Pinkuylluna.

Para tener acceso a los almacenes se debe de tomar la Calle Horno que se encuentra en el lado extremo de la plaza principal. Se debe estar atento porque a cuadra y media aproximadamente se encuentra el ingreso hacia “Pinkuylluna”. Llegar hasta los restos arqueológicos toma alrededor de 45 minutos, eso sí, sin mucha prisa ya que uno debe detenerse a observar lo maravilloso del paisaje.

La mejor época para visitar esta zona de Cusco es en temporada seca, entre los meses de mayo y octubre, ya que si una lluvia los atrapa a medio camino, será casi imposible poder disfrutar de todo el paisaje.

Al finalizar esta aventura, me esperaba uno de los platos más típicos de la gastronomía peruana.

Pachamanca en el Valle Sagrado

Este nombre proviene de dos vocablos quechuas; Pacha que significa “tierra” y manca que significa “olla”, lo cual unido significa “Olla de tierra”, y esto debido a que este tradicional plato se prepara bajo tierra. Lo primero que se hace es un hoyo, el cual funcionará como un horno artesanal, sobre ese hoyo se calientan piedras por alrededor de 4 horas. Finalmente se colocan distintos tipos de carnes y tubérculos entre las piedras y se tapa con hojas de plátano. El calor de las piedras hace que las carnes y tubérculos se cocinen y luego de alrededor de una hora se tiene el plato listo. Casa Andina Premium Valle Sagrado ofrece una experiencia única, en donde no solo degustarán el plato, sino también disfrutarán en vivo la preparación del mismo.

Una excelente bebida para combinar con este plato, es la chicha de jora. Realmente es uno de mis platos favoritos y no deben dejar de probarlo al visitar el Valle Sagrado de los Incas en Cusco.

Planetario

Casa Andina Premium Valle Sagrado ofrece una actividad bastante interesante, la observación de estrellas y galaxias, las cuales pueden ser vistas muy fácilmente debido a que en ese lugar hay poca contaminación de luz artificial.

Esta fue la mejor forma de terminar el día. A las 8 de la noche, nos acercamos a recepción para dirigirnos a su planetario, antes de poder usar el telescopio vimos un video en donde se explicaba la evolución de este instrumento y como este ayudó a conocer más sobre el universo que nos rodea.

Una vez en el telescopio pudimos ver distintas estrellas y planetas, mi favorito fue Saturno y sus espectaculares anillos, ¡Sí, los anillos de Saturno! Realmente no había mejor manera de terminar el día.

Ahora ya saben qué hacer en Ollantaytambo y sus alrededores. Nos vemos pronto en una próxima aventura.

¡Qué tengan buen viaje y chau!

Artículo auspiciado por: Casa Andina