EL VALLE SAGRADO DE LOS INCAS Y SUS JOYAS

/ Escrito por:

Visitar Cusco una, dos, tres o las veces que sea, este místico lugar siempre nos deparará  aventuras y rincones nuevos por descubrir. Ya he perdido la cuenta de las veces que he visitado Cusco para explorar sus maravillas. En esta oportunidad mi espíritu viajero buscaba descubrir las joyas que el Valle Sagrado de los Incas tiene para los aventureros.

La aventura empezó temprano, primero porque la emoción de explorar lugares que aún no conocía no me dejaba dormir y segundo para aprovechar al máximo cada minuto. A las 8 de la mañana ya nos encontrábamos listos y esperando a Hermitaño quien nos guiaría hacia el Valle Sagrado. Los lugares a visitar serían Pisac, Museo Inkaryi y Moray.

Pisac

Luego de poco más de una hora de recorrido llegamos a las faldas de la montaña de Pisac, que nos aguardaba para brindarnos las primeras aventuras del día. En el ingreso de Pisac se puede comprar el boleto turístico que incluye a Pisac, Moray y Ollantaytambo, el precio de este boleto de ingreso es de S/. 40.00 soles para peruanos y S/. 70 soles para extranjeros. Una vez dentro del resto arqueológico de Pisac, como siempre lo decimos, “piérdanse” en los lugares que visitan, aléjense de las rutas que siguen los grupos, eso sí, siempre respetando las caminos establecidos y que tengan acceso. Como recomendación adicional, deben llegar a la cima de Pisac ya que la vista es simplemente espectacular desde allí.

Pisac es un parque arqueológico que fue construido sobre la base de trazos figurativos que tiene la forma de la perdiz de puna.

Los restos arqueológicos, ubicados en el Valle Sagrado de los Inca, en su mayoría abren a las 6 de la mañana, por ello recomendamos ir lo más temprano posible para poder disfrutarlos y tener las mejores tomas fotográficas sin mucha gente alrededor.

Museo Inkariy

Las culturas del Perú prehispánico tienen muy poco lugares donde se muestran de la manera como el museo de Inkariy lo hace. El proyecto nace en el año 2002 por iniciativa de un grupo de artistas y arqueólogos deseosos de mostrar las impresionantes manifestaciones que van desde la cultura Caral hasta el imperio Incaico, a través de un lenguaje moderno y bastante didáctico.

Ocho culturas prehispánicas distribuidas en 16 salas, organizadas cronológicamente para conocer la gran importancia y todo el legado que dejó cada una de ellas. Describir este museo con palabras es muy difícil, es simplemente impresionante todo lo que se puede conocer ahí. Pero lo más increíble es que es un museo muy poco conocido que se encuentra en el Valle Sagrado de los Incas un lugar de gran afluencia turística dentro de Cusco región.

El museo Inkariy se encuentra aproximadamente a 45 minutos de Pisac y está abierto todos los días de 9 de la mañana a 5:30 de la tarde y el precio de la entrada es de S/. 35.00 soles para extranjeros y S/. 30.00 soles para peruanos.

Salineras de Maras

Casi una hora de camino, luego de salir de Museo Inkariy, nos tomó para llegar a las salineras de Maras. La mejor época para visitar este maravilloso lugar es entre los meses de septiembre y octubre, temporada conocida como la transición entre la seca y la de lluvia, época en la cual las lluvias llenan de verdor las montañas pero las mismas no son tan intensas como para perturbar la vista que se tiene desde el mirador de Maras.

Ubicado a poco más de 3000 m.s.n.m., la salineras de Maras está conformada por más 3000 pozos pequeños con un área aproximada de unos 5 m² cada uno. Una recomendación sobre este lugar es comprar los chocolates con sal de Maras, a pesar de que yo no soy muy amante de los chocolates, la combinación del chocolate con la sal crean un sabor único y casi adictivo.

Para los amantes de la buena cocina, es una excelente oportunidad para comprar una de las mejores y más saludable sales del mundo, que se exportan a europa y otros mercados, a un precio que no la podrá encontrar en ningún otro lugar.

Moray

El complejo arqueológico de Moray está ubicado a 12 kilómetros de las Salineras de Maras, lo cual lleva aproximadamente 45 minutos en automóvil, tengan listas sus cámaras ya que en este trayectos se pueden capturar los mejores paisajes del Valle Sagrado. Cielo azul con nubes de algodón y montañas imponentes son algunos de los elementos que encontrarán durante todo el camino.

Moray es conocido como “el laboratorio Inca”, ya que muy posiblemente fue un centro de investigación agrícola incaico donde se llevaron a cabo experimentos de cultivos, la distribución de sus andenes y forma circular podían simular hasta 20 microclimas.

Luego de un día bastante agotador pero muy gratificante y sobre todo lleno de aventuras, nos dirigimos a Yanahuara en Urubamba, ubicado en el Valle Sagrado de los Incas donde recuperamos nuestras energías para vivir más aventuras al día siguiente.